Scroll to top
ca es

¿Necesitas asesoramiento para algún trámite?

Contactános

Los salarios pisan el freno y apenas suben un 1,47% en 2021

La brecha entre rentas y precios se agranda a niveles desconocidos en décadas y hace perder al trabajador casi 500 euros de poder de compra

Los salarios echan el freno precisamente en un momento en el que los precios pisan a fondo el acelerador, con lo que el poder adquisitivo de los trabajadores se resiente, y mucho. Así, los sueldos pactados en convenio colectivo subieron de media un 1,47% en 2021, más de cuatro décimas por debajo de un año atrás, según los datos de diciembre publicados este lunes por el Ministerio de Trabajo.

Y mientras los salarios caen, la inflación se dispara hasta el 6,7%, la tasa más alta en 29 años, lo que provoca que la brecha entre rentas e IPC se agrande a niveles no vistos desde hace décadas al superar con creces los cinco puntos en diciembre, según el dato provisional avanzado por el INE.

 

La pandemia ha cortado en seco la senda ascendente que en los últimos años mantenían los salarios después de la fuerte devaluación que sufrieron a raíz de la anterior crisis financiera. Si en 2020 ya tuvieron una caída de medio punto tras el parón que supuso el coronavirus en la actividad económica, en 2021 suman un nuevo retroceso de casi tres décimas, pierden de nuevo la barrera del 1,5% y se retrotraen a niveles de 2017.

Este incremento salarial de apenas el 1,47% está bastante por debajo de las recomendaciones pactadas por sindicatos y patronal en el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) para el periodo 2018-2020, que planteaba subidas salariales del entorno del 2% más un punto porcentual ligado a conceptos como la productividad, los resultados empresariales y el absentismo laboral. Así, si el objetivo de los sindicatos era que las rentas de los trabajadores recuperaran el poder adquisitivo perdido durante la Gran Recesión con incrementos cercanos al 3%, el pasado año se quedó en la mitad de lo deseado.

 

Por ello, UGT y CC OO iniciaron a mediados del pasado diciembre diversas concentraciones en Madrid, Valencia y Valladolid que intensificarán a lo largo de 2022 mientras no consigan una subida de los salarios de los trabajadores acorde con la inflación. Pero para ello tendrá que desbloquearse la negociación de los convenios colectivos, que está paralizada a consecuencia de la pandemia, puesto que la patronal se niega a sentarse a la mesa para pactar un nuevo AENC para los próximos años hasta que la recuperación no esté asentada, según denuncian estas organizaciones.

Y mientras tanto, los trabajadores pierden poder adquisitivo al crecer sus salarios la mitad que los precios (3,1% de media en 2021). Hasta el punto de que la pérdida de poder adquisitivo de las rentas laborales se sitúa en más de 8.000 millones de euros en 2021, según los cálculos realizados por Funcas para este periódico. O dicho de otra forma, cada asalariado tiene casi 500 euros menos de capacidad de compra.

Esto se debe a que la mayor parte de los convenios registrados en 2021 que protegen a más de 7,67 millones de trabajadores no cuentan con una cláusula de garantía salarial que permite que su sueldo sea revisado al alza cada año en función de la inflación para que no pierda poder adquisitivo. Concretamente, de los 2.886 convenios firmados en 2021, sólo el 15,8% (456) contaba con una cláusula de garantía salarial y de ellos, sólo 354 contemplan que ésta se aplique con efectos retroactivos, según la estadística publicada por Trabajo.

Porque de los 2.886 convenios registrados en 2021, prácticamente uno de cada cinco contemplaba congelación de sueldos e incluso dos tenían un recorte medio del 0,5%, mientras que sólo el 4,5% de los convenios recogía una subida salarial superior al 3% y un 16,3% firmó alzas superiores al 2%. Así, la mayoría de los convenios se mueve en subidas salariales que van del 0% al 2%.

Los descuelgues se disparan

Por otra parte, la estadística del ministerio revela además que en 2021 se registraron 559 inaplicaciones de convenios, un 1,2% menos que en 2020. Sin embargo, el número de trabajadores afectados se disparó un 32,6% al elevarse hasta los 26.923, frente a los 20.301 del año anterior.

El ‘descuelgue’ de los convenios supone la revisión de las condiciones laborales en las empresas. La reforma laboral de 2012 introdujo mayor facilidad para que empresarios y trabajadores pudieran pactar estas inaplicaciones, algo que no ha tocado la contrarreforma aprobada el pasado 28 de diciembre.

Fuente

¿Necesitas asesoramiento para algún trámite?

Contactános

Notícias relacionadas

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.