Scroll to top
ca es

¿Necesitas asesoramiento para algún trámite?

Contactános

¿Qué implica el acuerdo salarial entre empresarios y sindicatos?

El nuevo AENC recomienda una subida salarial del 4% este año y del 3% en 2024 y 2025, que después deberán trasladar los negociadores a los convenios colectivos

Los sindicatos UGT y CCOO y las organizaciones de empresarios CEOE y Cepyme llegaron el viernes, después de más de un año negociando, a un punto en común sobre el nuevo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC). El anterior estaba caducado desde 2020, pero la altísima inflación de 2022 -de media, los precios aumentaron un 8,5% en el conjunto del año, más de lo que nunca lo han hecho en los últimos 36 años– complicaba a los agentes sociales ponerse de acuerdo sobre cuánto deben subir los salarios los próximos cuatro años.

Los sindicatos UGT y CCOO y las organizaciones de empresarios CEOE y Cepyme llegaron el viernes, después de más de un año negociando, a un punto en común sobre el nuevo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC). El anterior estaba caducado desde 2020, pero la altísima inflación de 2022 -de media, los precios aumentaron un 8,5% en el conjunto del año, más de lo que nunca lo han hecho en los últimos 36 años– complicaba a los agentes sociales ponerse de acuerdo sobre cuánto deben subir los salarios los próximos cuatro años.

Por ejemplo, en 2018 y 2019 el AENC recomendaba incrementar los sueldos pactados en convenio en torno a un 2% y efectivamente esos años los salarios subieron un 2,08% y 2,33%, respectivamente. En cambio, en 2022, cuando no había recomendación puesto que había caducado en 2020, los salarios crecieron un 3,1%, mientras que la inflación lo hizo un 8,4%.

Así, el incremento salarial solo tendrá efectos cuando se traslade al convenio colectivo que afecte a cada trabajador. Los más perjudicados serán los que hayan conseguido una revisión de su convenio durante los últimos meses, en caso de que los aumentos estén por debajo de lo ahora recomendado, puesto que ya no podrán usar el AENC como medida de presión.

El acuerdo solo abarca 2023-2025: ¿qué pasa con 2022?

Como el anterior AENC caducó en 2020, y durante la pandemia fue imposible alcanzar un acuerdo, en esta ocasión se planteaba que el V AENC abarcase de 2022 a 2024, ya que lo habitual es que comprendan un periodo de cuatro años. Pero finalmente solo incluye subidas salariales durante el periodo 2023-2025, una cesión de los sindicatos a los empresarios que tiene que ver con que acordar incrementos salariales de forma retroactiva es complicado. Hace tan solo unos meses, UGT y CCOO aseguraban que no iban a dejar de lado el año 2022, como ha terminado sucediendo.

¿Y qué sucede con el observatorio de márgenes empresariales?

Buscando desbloquear la negociación, CCOO propuso ligar un incremento adicional de los salarios a los beneficios de las empresas, para lo que pedían que el Gobierno diese a conocer datos de las compañías que ya tiene -de la Agencia Tributaria y Seguridad Social, sobre todo-. Así, los salarios podrían subir más en aquellos sectores en los que las empresas van mejor, todo sustentado en datos objetivos.

El Gobierno guardó silencio al respecto hasta hace unas semanas, cuando Nadia Calviño anunció en Washington que crearían un observatorio de márgenes de las empresas. Sin embargo, por el momento ni desde Moncloa ni desde el Ministerio de Asuntos Económicos han concretado ningún detalle más, y los agentes sociales han preferido adelantarse.

¿Y con el pacto de rentas que promovía el Gobierno?

Desde marzo del año pasado, el Gobierno venía insistiendo en que impulsaría la firma de un pacto de rentas entre los agentes sociales, con el objetivo de controlar la inflación. En ningún momento quedó demasiado claro cómo casaba este plan con la negociación del AENC, puesto que el Ejecutivo se esforzó en señalar que no eran lo mismo, pero a la vez no llegó a presentar ninguna propuesta al respecto.

Sí que insistió en que las siguientes subidas del salario mínimo deberían formar parte del mencionado pacto de rentas, aunque después no se concretó y simplemente el SMI se aumentó hasta los 1.080 euros al mes -en 14 pagas- en enero. Algunas instituciones, como el Banco de España, recomendaron que debería limitarse el incremento de las pensiones más altas también en el marco de dicho pacto, pero el Ejecutivo jamás lo consideró.

Ahora, hace meses que ningún ministro lo menciona, por lo que parece evidente que ha decidido dejarse de lado. Al menos, hasta que no haya signos de que hayamos entrado en un bucle de inflación, los temidos efectos de segunda ronda.

Fuente

¿Necesitas asesoramiento para algún trámite?

Contactános

Notícias relacionadas

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
De conformidad con el RGPD, LOPDGDD y demás normativa legal vigente en materia de protección de datos personales, le informamos que los datos personales aportados en esta conversación serán tratados por MARIA LLUÏSA COROMINAS LOZAR, con la finalidad de mantener y agilizar la comunicación con el usuario.

Los conservará mientras se mantenga esta relación y el tiempo legalmente establecido. No se comunicarán a terceros salvo por obligación legal o requerimiento judicial. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad, limitación y oposición enviando un correo electrónico a cecassa@cecassa.com. Para cualquier reclamación puede dirigirse a www.aepd.es.

Para más información puede consultar nuestra política de privacidad.